miércoles, junio 12, 2024
ActualidadCarcabueySemana Santa

Semana Santa de Carcabuey:»Lunes Santo» (Crucificado de Alonso de Mena)

«Una joya de Alonso de Mena que fue descubierta por casualidad, un Lunes Santo que no te puedes perder»

En la Semana Santa de Carcabuey el Lunes Santo es relativamente nuevo, se trata de una procesión que no existía años atrás. Su gran protagonista es una joya del barroco, que durante siglos estuvo encastrada en un angosto hueco del retablo de la Iglesia de San Marcos. Un Cristo de que había pasado desapercibido, hasta que en el año 2000, D. Fernando Cruz Conde, párroco de la época, observó su parecido con la insigne obra del escultor del siglo XVII, Alonso de Mena y Escalante.

De dicho autor ya había dos obras en Carcabuey: El Cristo de Ánimas y una Dolorosa de medio cuerpo, que acompaña a la figura del Cristo en uno de los retablos de la Parroquia de la Asunción. Parecía casi imposible que otro crucificado de Alonso de Mena se encontrase en Carcabuey, con la peculiaridad de que era un crucificado de cuatro clavos.

Francisco Pacheco, suegro y maestro, del autor influenciaría a los mismísimos Velázquez y Zurbarán en la representación de crucificados de cuatro clavos, con las piernas en paralelo o incluso cruzadas una sobre la otra.

La disposición del paño de pureza con dos nudos a los lados y la firma del artista, una espina de la corona clavada en la ceja, eran indicios claves, sobre la presunta autoría de Alonso de Mena, que posteriormente confirmaría el catedrático en la Universidad de Córdoba y profesor de Historia del Arte en la Universidad de Sevilla, Alberto Villar Movellán.

Posiblemente sea esta uno de los primeros crucificados de Alonso de Mena, a partir del cual se define su estilo, que gracias al cura disfrutamos en la Semana Santa de Carcabuey.

Tras el reconocimiento técnico, fue Enrique Ortega,  un reconocido especialista en escultura y pintura barroca de la Universidad de Sevilla, el que llevó a cabo su restauración.

En Mayo de 2002 nuestro Cristo de San Marcos, fue el protagonista del “Día de los Museos” en Córdoba organizado por el grupo ARCA y la Cátedra de Historia del Arte de la Universidad de Córdoba.

Según todos los especialistas implicados en su restauración, se considera que dicho Cristo no debería servir para procesionar, pero en la Semana Santa de Carcabuey pasará a ser la estrella de nuestro Lunes Santo, aunque no podría salir por primera vez el año 2003 en Vía Crucis hacía el Calvario debido a la lluvia.

Posteriormente y tras varios trazados alternativos, fue en el año 2009 cuando hace al fín su Vía Crucis al Calvario, recorrido que se mantuvo hasta el año 2015, año en el cual por diversos motivos no hará estación de penitencia. Y será en el año 2016 cuando se decide cambiar a un recorrido por las calles aledañas a la Iglesia de San Marcos, que nos dejó estampas preciosas con calles alumbradas solamente por pequeñas velitas, que alumbraban el camino a su paso.

Un Vía Crucis con mucho encanto en la Semana Santa de Carcabuey, que nos hará disfrutar en definitiva de una joya del  barroco, que en este caso no solo se podrá contemplar en la penumbra de una iglesia, si no, que tenemos la oportunidad de seguir viendo las bellas estampas que nos ha regalado a lo largo de estos años.

Deja una respuesta