Beneficios Covilaterales

Las crisis implican cambios, son riesgo, reto y oportunidad. Pero pasan y resistiremos. Entonces, nos volveremos a ver y ojalá seamos mejores.

Cuando pierda todas las partidas / Cuando se me cierren las salidas /Cuando cueste mantenerme en pie. Entonces, erguido y  como un junco, resistiré y resistiré  para seguir viviendo. Y jamás me rendiré. (Dúo Dinámico) 

En las crisis el ser humano desahoga sus frustraciones y temores con la música. En esta Covid19, y surgido en Cartagena, el tema Resistiré (basado en la frase de Cela “el que resiste gana”) se ha convertido  en fenómeno social como  himno de resiliencia que ansiamos dejar de cantar. Sin embargo todavía  es la base anímica de nuestro lado positivo.

De esta pandemia nacerán beneficios covilaterales porque así ha sido  a lo largo de la historia. La palabra crisis es griega y significa “cambio brusco”, para bien o para mal, así que  puede anunciar cambios favorables y el fin de dificultades. Pero es necesario elegir con criterio, del latín criticus, “el que decide”.

Crisis? What Crisis? (Supertramp).Hay distintos tipos (política, industrial etc.) y casi todas conllevan la económica. En cuanto a pandemias, otras más traumáticas sucedieron en los últimos cien años. La mal llamada Gripe Española de 1918  causó entre 50 y 100 millones de muertes y la viruela entre 300 y 500. Últimamente  se ha sufrido SARS, ébola, VIH, cólera etc. Vivimos rodeados de virus, nos necesitan para practicar su “democracia vírica”.

Pero centrémonos en lo positivo recordando  ejemplos históricos. Con  la peste negra llegó la ciudad moderna y una crisis nos trajo la Revolución Francesa. Tras la Gran Depresión del 29, la  2ª Guerra Mundial  desarrolló el “estado del bienestar” y los países crearon las Naciones Unidas  en busca  un orden social más justo y seguro. En Islandia, tras la crisis económica de 2008, juzgaron a los banqueros,  cambiaron  la Constitución y empezaron a valorar más el tiempo libre y las relaciones personales. Ahora el sistema financiero es más  sólido para afrontar la actual.

Es tiempo de coronashock, el coste de vidas humanas es muy alto  pero al  igual  que cada avión estrellado incrementa la seguridad aérea este virus desarrolla nuestra respuesta inmune mejorando la especie. Es lo que Nassim Taleb denomina antifragilidad, es decir “lo que no nos mata, nos hace más fuerte” y esta crisis provoca beneficios.

El más significativo, el medio ambiente, con bajadas entre 60/80% de contaminación. El planeta se ha confinado  y En la prisión esperanza no se reciben visitas / Solo el canto de las aves, del mar que vuelve a la vida (Manuel Carrasco). En la naturaleza, como dice Carlos del Amor, “la ausencia ha provocado presencias inesperadas” como focas en el Urumea y aguas cristalinas en Venecia. Y mientras los sherpas del Everest están en ERTE aprovechan para la limpiar sus sucias laderas.

Canales de Venecia con patos durante el confinamiento

En el plano personal se confirma  lo consabido, anhelamos lo inmaterial, abrazos, familia y amigos. Y esto, ni está en YouTube ni te lo trae Amazon ni siquiera las videollamadas múltiples. Tanto necesitamos a las personas que estamos  llamando a los ex.

Es tiempo de encierro doméstico, de defensa pasiva. El hashtag más famoso, con tema incluido; es  #QuédateEncasa y así lo pide Camela con su Escúchame/ Compréndelo/ Quédate en casa por favor. La casa, refugio de tus miedos y hogar de los tuyos, es  El sitio de mi recreo (Antonio Vega) y ahora espacio multiusos de ocio. Se desempolvan ciclostatic y vuelven los juegos de mesa. Hacemos teletrabajo  y de profes virtuales y pese a eso hay quien  dice: Perdido en mi habitación/Con todo al revés/Se pasan las horas sin saber que hacer (Mecano).

También hemos vuelto  a destrezas perdidas como coser, cortar y tintarse el pelo, y sobre todo, hacer pan (Autosuficiencia /Parálisis Permanente).Tenemos el hogar más limpio y ordenado que nunca pero lo deseamos más confortable por lo que se pide a arquitectos, constructores y políticos un nuevo concepto de vivienda.

En nuestro hogar hemos colonizado terrazas y patios  pero sobre todo el balcón. ¡Ay, los balcones! Algunos los cerraron. Le hemos ganado por goleada al balconing británico usándolos para deporte y cultura pero sobre todo  son lugar de encuentro de nuestro objeto de deseo, el otro. Allí surgió el Resistiré y a ellos canta Bono No puedo alcanzarte/ pero puedo hacer llover/Tú no puedes contactar/ pero puedes, tú puedes cantar/ por las azoteas.

La ciudad es ese lugar, común pero deshabitado, donde  suenan las campanas de las parroquias y se escucha el canto de los pájaros. Es tan silenciosa  como un pueblo pero este con su doble soledad, la que tenía y la impuesta. A esa ciudad fantasma dedican los Rolling Stones su nuevo tema  Living in a ghost town. Pasaremos de ciudad distópica a ciudad repoblada, más espacio para el peatón y nuevos usos para mantenernos A un Par de Metros de Ti (Funambulista). Eso sí, ya  sabemos hacer cola y que el perro es el mejor amigo hombre.

Como individuos redescubrimos que no somos autosuficientes. Todo lo contrario, somos un ser social que vive en comunidad, somos parte del pueblo y el People has the power (Patty Smith). Y aunque la vida ya no sea igual Siempre hay por quien vivir y a quien amar /Siempre hay por qué vivir por qué luchar (Julio Iglesias). Una batalla que se gana valorando nuestro capital social porque la vacuna eres tú.

Pese el confinamiento estamos más conectados que nunca gracias al  móvil que lidera la transformación digital. Somos una sociedad  más virtual en trabajo, sanidad, ocio y hasta en la muerte con las videollamadas solidarias de los sanitarios. Ojala el teletrabajo ayude a mejorar la situación de la España vaciada. Este año la Pascua de los Moraos demuestra su carácter único una vez más, ya es el primer carnaval virtual del mundo y además  el más apropiado pues qué mejor para un mundo con mascara que el carnaval del mascaron.

Pero necesitamos el contacto físico, salir a las calles, y allí nos espera una  moda democratizadora, la mascarilla. Común en oriente, presagiada por Michael Jackson y ejemplarizante en Buda, nos obligará a ver la belleza interior a través de la mirada a la vez que es una de las nuevas fantasías sexuales.

Somos todos buscando el remedio /Somos ellos curando el dolor /Somos la canción, tú respiración /La esperanza que brota del fondo de tu corazón / Y amor, Y amor, Y amor. Esta letra de Manuel Carrasco nos conduce al sistema de salud que  ahora está más preparado para la próxima pandemia. La crisis nos recuerda que somos una cadena donde tod@s son esenciales, desde los sanitarios hasta los oficios menos valorados (enterradores, limpiadoras, agricultores, etc.)

Y en tanto se pausan guerras y los políticos diseñan un nuevo orden mundial la cultura on line gratuita nos anima y entretiene por que el Show must go on (Queen) así que, como en Alemania, declarémosla bien de primera necesidad. El castellano  se enriquece popularizando palabras como EPI e inventando neologismos como coronavirus, desescalada, covidcionario, o este  beneficios covilaterales.

Las próximas vacaciones haremos el check in desde casa, será el fin temporal de la masificación en playas y museos.  Llegará un nuevo turismo, sostenible, menos  frenético y más consciente. Visitaremos destinos más cercanos y menos populares, como los pueblos. Qué suerte tener pueblo y en particular Carcabuey donde poder recrear la canción de ELE para el anuncio de Bankinter: Volverán esos momentos/ De las cosas cotidianas/Una cena con amigos/Un beso cada mañana/ De gastarlo en cosas simples. Nunca antes la publicidad había sido tan homogénea y bien intencionada.

En las crisis hay fases, en la última empiezas a mirar con optimismo. Actualmente estamos en la mal llamada desescalada, es el  postconfinamiento  pero no el postcoronavirus. Siendo así, reinventémonos y aprendamos a convivirus Codo con Codo (Jorge Drexler)

La Covid19 Nos ha robado el mes de Abril (Joaquín Sabina) incluido el 20 Abril (Celtas Cortos)   y  las risas que nos hacíamos todos juntos. El antes será Un recuerdo más que pasajero/Será como empezar otra vez de cero(Los Rodríguez)  hacia la nueva normalidad que ojalá nos haga mejores.

Dicen los Beatles, Ya viene el sol (Here comes the sun) pero mientras, resistamos por que Hoy  puede ser un gran día/duro con él (Serrat). Esta crisis pasará y, por segunda vez, se hará realidad  el deseo de la Reina Isabel II de Inglaterra  plasmado en la icónica canción de la  segunda Guerra Mundial We´ll meet again (Vera Lynn): “Nos volveremos  a ver/no sé dónde/ no sé cuándo/ Pero sé que nos volveremos a ver /en algún día soleado”.

“Los chinos utilizan dos pinceladas para escribir la palabra crisis. Un carácter significa peligro y el otro oportunidad”. John Fitzgerald Kennedy

Francisco José Montes Ramírez (Cartagena)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *